Ascendemos a la Torre Anthousa

Nov 23, 2020Atenas, Blog, Grecia Continental

El barrio de Papagou es una de las tres principales puertas de entrada a Himeto, la montaña suburbana, que según  la mitología clásica, estaba poblado de abejas que libaban en su floresta y que producían la miel más rica y la cera más suave de Grecia. El lugar se vuelve más popular cada año, ya que las excursiones cercanas a la naturaleza mueven cada vez más a la gente de la ciudad y turistas en busca de pequeñas aventuras en la naturaleza. La red de carreteras asfaltadas, caminos de tierra y senderos son accesibles no solo para aquellos que tienen la suerte de vivir en el borde de la montaña, sino también para visitantes de toda Atenas.

Nuestra ruta es un sendero de montaña fácil para jóvenes y mayores que quieran sentir la emoción de la escalada. Esto significa buscar los pasos correctos en el terreno accidentado, jadear y sentir el bienestar de una hermosa vista en el clímax de la caminata.

La ruta 

Subes constantemente a través de un denso bosque de pinos y cipreses. Esta temporada el ciclamen y los brezos otoñales en flor tiñen el verde paisaje y el último tomillo aún deja la huella de sus aromas. Después de cruzar un camino de tierra en vertical, continuas por el camino siguiendo las señales rojas. Después de un tramo de 200 m, con una subida algo empinada te encuentras con la carretera principal asfaltada y giras a la derecha para encontrarte a 50 m, la Torre de Anthousa. Hasta ahora has hecho 50΄ a un ritmo relativamente lento. A la izquierda, la ruta 10 comienza como indica el cartel de madera que conduce al Monasterio de Asteri, y continúas hasta el Monasterio de Agios Ioannis Kynigos (2 horas 30΄).

Apicultura

Se sabe que el monte Himeto desde la antigüedad es famoso por la variedad de plantas y árboles de apicultura. La miel que se produce es principalmente tomillo con una mezcla de plantas aromáticas y árboles. Hoy en el lado noroeste del monte Himeto, desde Agia Paraskevi y Holargos hasta Papagou, hay alrededor de 30 apicultores aficionados con un mínimo de 200 colmenas. Toda una tradición milenaria que se sigue desarrollando en el mismo lugar de antaño.

Himeto tiene una enorme biodiversidad en la flora a pesar de ser una montaña suburbana. Tomillo, brezo, madroño, pino, roble, romero, azafrán, ciclamen, algarrobo son las plantas apícolas que, en combinación con el clima templado de Atenas, crean un ambiente ideal para el desarrollo y fortalecimiento de las abejas. Si tienes suerte, cosecharás dos veces. En verano obtendrás una flor de miel superior al tomillo y eucalipto y en otoño tendrá un sabor un poco más pesado con pino y algarrobo.

La Torre Anthousa

Se menciona en ruinas ya en 1722, pero se desconoce su historia. Se considera cierto que no es bizantino, pero tampoco franco. Su estilo recuerda más al período otomano, una visión reforzada por el nombre “Kula” por el que se le conoce. En este caso, se puede especular que, al igual que el resto de los kouledes en Grecia, se construyó como torre de vigilia o para servir con fines militares; observa los pequeños agujeros en las paredes que probablemente sirvieron como rifles. Es cuadrada con 4.5 m de lados de largo y solo sobreviven dos de los tres pisos originales con una altura de 6.25 m.

La meseta de la Torre de Anthousa es ideal para detenerse. Por un lado, disfruta de la maravillosa vista de la cuenca de Ática, donde en los días con un ambiente limpio se pueden ver los barcos del Pireo, incluso para ver la isla  Egina. Al otro lado y a lo largo de la colina que continúa el camino, disfrutarás de la impresionante vista de las verdes laderas del monte Himeto hasta las escarpadas gargantas que terminan.

La vuelta es casi en todas partes cuesta abajo con pendientes más pronunciadas y la verdad es que no es tan agradable como la subida. Después de pasar dos lugares con bancos de madera que se ofrecen para los picnics, se inicia el descenso. Ten cuidado con las rutas resbaladizas. El bullicio de la ciudad desde este lado se vuelve más intenso, pero la vista sigue siendo impresionante. Toma un camino de tierra que sigues unos metros a la derecha hasta encontrar la señal roja que te llevará de regreso al camino. Sigue el último tramo a través del pinar para volver al punto de partida.

No te conformes con leerlo ¡Vívelo!

Visita éste y otros lugares más de Grecia con nosotros.

Nuestros tours son personalizados por ti, para ti, y tus acompañantes. 100% privados y exclusivos, hecho a tu ritmo y medida. Solicita ahora un presupuesto y recibirás una propuesta de tour detallada para que no tengas de qué preocuparte más que disfrutar este fascinante país.

Conóce la Grecia auténtica con nosotros.

Planificar Tour Ahora

Artículos relacionados

Metsovo, un encanto montañoso

Metsovo, un encanto montañoso

Este pueblo arbolado, conservando su carácter tradicional, puntea la ladera de la montaña debajo del Collado de Katara en la Cordillera de Pindos. Metsovo está lleno de vida durante todo el año y le ofrece generosamente las bellezas naturales que lo rodean....

El último día de Sócrates

El último día de Sócrates

Según Platón, Sócrates pasaba la hora discutiendo con sus amigos y familiares y componiendo poemas, sus únicos intentos en la palabra escrita. Podían visitar la cárcel en cualquier momento del día ó de la noche, y debían traer comida para los detenidos ya que las...

Pin It on Pinterest