El Museo de la Mastiha de Quíos; el oro blanco de Grecia

Ago 23, 2020Blog, Egeo, Islas Griegas

Un viaje de 25 kilómetros a través de los árboles florecientes de la isla de Quíos te permite sentir el fragante aroma de la Mastiha flotando en el aire. El recorrido nos lleva al pueblo de Pyrgi, conocido como el pueblo pintado, allí se encuentra el nuevo Museo de la Mastiha de Quíos, una estructura de madera, piedra y vidrio encaramada en lo alto de una colina, cerca de un de un pequeño bosque de Lentisco bien cuidado.

Pyrgi es uno de los famosos pueblos donde existe una  gran producción de Mastiha, junto a un grupo de pueblos medievales en el sur de Quíos; el único lugar en el Mediterráneo donde florece un tipo particular de árbol del género Pistacia. Pistacia lentiscus chia es famosa por su goma de mascar fragante, conocida en griego como Mastiha. Este pequeño árbol ha sobrevivido en la isla desde la antigüedad gracias al cultivo sistemático y al microclima de la zona.

Los árboles individuales pueden vivir hasta 100 años. Comienzan a producir Mastiha después de unos cinco años y alcanzan la madurez completa alrededor de los 40-50 años. La producción anual de cada árbol es de unos 150-180 gramos, lo que no es nada despreciable dado que un litro de aceite de Lentisco cuesta unos 3.500 euros.

Museo de la Mastiha

El Museo de la Mastiha

El Museo de la Mastiha de Quíos es la octava incorporación a la red de museos de la Fundación Cultural Piraeus Bank Group dedicados a la artesanía tradicional.

En la entrada del Museo escuchamos una presentación en audio sobre el esfuerzo que implica extraer esas preciosas “lágrimas” de Mastiha. La primera sección de exhibiciones está dedicada a las herramientas y la artesanía de los productores. El cultivo comienza en mayo, con las mujeres tejiendo las ramas de los árboles de abajo hacia arriba y los hombres encargados de cavar y podar. 

Esparcen arcilla alrededor de la base de los árboles para capturar las gotas de Mastiha y actuar como sellador sobre el suelo. Todos los trabajadores llevan bufandas, para que no se les pegue el la Mastiha en el pelo, y guantes especiales.Quince días después del proceso de tejido, se despiertan al amanecer para comenzar a recoger la Mastiha antes de que el calor del día la ablande. Mastiha se limpia de hojas y suciedad y se frota con sal y arcilla. El proceso puede ser arduo pero vale la pena, porque el resultado es un producto especial utilizado en la alimentación, la medicina y la industria. El oficio de producir Mastiha se agregó a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en 2014.

El cultivo de la Mastiha ha moldeado la economía, la arquitectura y las costumbres de la isla. El material multimedia y audiovisual del museo revela cómo ha sido una fuente clave de riqueza para la isla desde la época bizantina, cuando los árboles eran propiedad exclusiva del emperador. 

El derecho al producto fue cedido posteriormente a los venecianos y después a los genoveses, que cedieron el derecho de comercio durante 20 años a una Maona, una asociación medieval de inversores con una naviera.

 

Museo de la Mastiha

La Mastiha durante la ocupación otomana 

En 1566, durante la ocupación otomana, las arboledas de lentisco pasaron a la Sublime Porte, o el gobierno central, y fueron protegidas por el Sultán.  Los cultivadores de Mastiha llevaban un pañuelo blanco alrededor del cuello, al igual que los turcos privilegiados. El jefe de cada familia pagaba impuestos en Mastiha a los notables del pueblo, quienes a su vez los entregaban al Emin, un funcionario de Estambul. La mitad de la producción se entregó como impuesto y el resto se vendió por una miseria a un emisario del sultán. Si los agricultores querían masilla para su propio uso, tendrían que volver a comprársela, al doble de precio.

La resina fue muy apreciada en la Sublime Porte. Se usó en varios platos, como se ve en un libro de 1844 con siete recetas de Mastiha. La mayoría se utilizaría en el harén del sultán y lo que quedaba se vendía. Robar Mastiha era un delito grave, punible con la incautación de bienes, la cárcel, azotes o mutilaciones, ocasionalmente y, más raramente, la horca.

Explotación comercial

La abolición del impuesto de la Mastiha en 1840 ayudó a liberar el mercado y comenzó a utilizarse en la fabricación de subproductos, aumentando la competencia y también allanando el camino para una mayor explotación comercial.

Los comerciantes estaban obteniendo ganancias a expensas de los cultivadores de Mastiha, lo que llevó a un callejón sin salida. A finales del siglo XIX, el precio de venta se desplomó, mientras que una regulación especial introducida a principios del siglo XX limitaba el cultivo a tres meses del año. 

Todos los productores de la isla firmaron a favor del reglamento y fue aprobado por las autoridades turcas. Pronto, las tasas de producción bajaron y el precio de la Mastiha se duplicó.

Asociación de Productores y el Museo Mastiha

Quíos se incorporó al estado griego en 1912, pero la adopción de leyes fiscales nacionales trajo nuevos problemas, y hasta 1924 el costo de producción era más alto que el precio de venta. Se aprobó una ley para regular el cultivo en 1938, pero el gran avance llegó con la fundación ese mismo año de la primera Asociación de Productores de Mastiha.

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial encontró a la asociación todavía en la etapa inicial, pero cuando terminó la guerra había acumulado un stock enorme del producto y encontrado nuevas oportunidades en el mercado a través de la innovación en el procesamiento.

Museo de la Mastiha

El equipo y la maquinaria originales de la asociación se exhiben en el museo, incluida una enorme batidora que alguna vez se usó para producir Mastiha. La asociación fabrica la marca de chicle ELMA, que este año cumple 60 años. Además, la asociación también ayudó a los agricultores con sus cuentas, se hizo cargo del empaque de los productos, tenía su propia imprenta de etiquetas y publicaba un periódico.

El museo ofrece una experiencia completa: incluso los inodoros están equipados con jabones con aroma a Mastiha y la cafetería sirve café con sabor a Mastiha.

No te conformes con leerlo ¡Vívelo!

Visita éste y otros lugares más de Grecia con nosotros.

Nuestros tours son personalizados por ti, para ti, y tus acompañantes. 100% privados y exclusivos, hecho a tu ritmo y medida. Solicita ahora un presupuesto y recibirás una propuesta de tour detallada para que no tengas de qué preocuparte más que disfrutar este fascinante país.

Conóce la Grecia auténtica con nosotros.

Planificar Tour Ahora

Artículos relacionados

Ascendemos a la Torre Anthousa

Ascendemos a la Torre Anthousa

El barrio de Papagou es una de las tres principales puertas de entrada a Himeto, la montaña suburbana, que según  la mitología clásica, estaba poblado de abejas que libaban en su floresta y que producían la miel más rica y la cera más suave de Grecia. El lugar se...

Metsovo, un encanto montañoso

Metsovo, un encanto montañoso

Este pueblo arbolado, conservando su carácter tradicional, puntea la ladera de la montaña debajo del Collado de Katara en la Cordillera de Pindos. Metsovo está lleno de vida durante todo el año y le ofrece generosamente las bellezas naturales que lo rodean....

Pin It on Pinterest